Rinoplastia: ¿Anestesia General o Local?

Una situación muy frecuente ante cualquier intervención quirúrgica es el miedo a la anestesia general; a sus complicaciones y al despertar. En el caso de la Rinoplastia, algunos pacientes nos plantean la posibilidad de realizarla bajo anestesia local en la creencia de que la anestesia local es menos peligrosa que la general.

A este respecto podemos concretar que actualmente se trata de todo lo contrario: La anestesia local es muy incómoda para el paciente pués entre otras cosas está continuamente tragando sangre y oyendo todo el procedimiento y en caso de cualquier complicación durante la intervención tendríamos que proceder a intubar al paciente, existiendo también el inconveniente de que demasiada infiltración de anestésico local produce deformación de los defectos a corregir, la mayoría de las veces milimétricos.

 

La evolución de las técnicas de anestesia general y los nuevos fármacos empleados en ella, han convertido este procedimiento como el más seguro para el paciente. Una intervención quirúrgica bajo anestesia general supone una vía endovenosa, una intubación y una monitorización, por ello ante cualquier complicación se atiende con mucha más seguridad al paciente. En cuanto al postoperatorio, el uso de nuevos fármacos y la experiencia del anestesista hace que los efectos secundarios en el despertar no tengan lugar en la inmensa mayoría de los casos. Por este motivo operamos sistemáticamente las Rinoplastias bajo anestesia general, asociada a una infiltración muy discreta de lidocaína con adrenalina para disminuir el sangrado.

Otras Noticias